Autoevaluaci贸n: con贸cete a ti mismo


Todos poseemos un conjunto de competencias, adquiridas a trav茅s de la formaci贸n y la experiencia, que nos permiten asumir una serie de responsabilidades en un puesto de trabajo. Estas competencias son producto de la suma de conocimientos, aptitudes, actitudes, valores y habilidades.

De forma general, las competencias m谩s buscadas por las empresas son:

  • Capacidad de aprendizaje constante para aprender de los errores y poder enfrentar nuevos retos.
  • Mentalidad innovadora: capacidad para ofrecer soluciones m谩s all谩 de lo que implica el propio puesto de trabajo.  Ofrecer alternativas nuevas y eficaces en procesos y tareas.
  • Manejo de conflictos: permite solucionar problemas diarios y ayudar a buscar soluciones para los dem谩s.
  • Capacidad de trabajar bajo presi贸n sin perder el control, o bajas de rendimiento.
  • Capacidad de liderazgo: habilidad para dirigir a los dem谩s, y tomar decisiones, independientemente de tener o no personas a tu cargo.

Como cada puesto de trabajo requiere de un conjunto de competencias espec铆ficas, debemos tener en cuenta que  ciertos trabajos se adaptan mejor que otros a nuestras caracter铆sticas.

En la etapa de autoan谩lisis reconocemos nuestras competencias e identificamos cu谩les deber铆amos potenciar en relaci贸n al puesto que queremos ocupar. 脡sta reflexi贸n no se limita 煤nicamente a identificar competencias en nuestra experiencia laboral, sino que incluye nuestros intereses, hobbies, pasatiempos, deportes que practicamos, relaciones personales, etc.

Asimismo, en el proceso de autoevaluaci贸n es necesario reflexionar sobre nuestras fortalezas y debilidades:

  • Las fortalezas son aquellos aspectos positivos de nuestro perfil, que nos diferencian de las dem谩s personas para una actividad determinada. Son las caracter铆sticas propias que aumentan nuestra eficacia y eficiencia en el 谩mbito laboral.
  • Las debilidades son aquellos aspectos de nuestro perfil que nos colocan en una posici贸n de desventaja frente a otras personas candidatas. Son aspectos a mejorar y compensar si fueran imprescindibles para la actividad que queremos desarrollar.
    Cuando hemos dibujado un mapa preciso de nuestras competencias y capacidades, es el momento de dirigir nuestra mirada al mercado laboral.